Bruxismo, cómo puede ayudar la osteopatía

El bruxismo es el hábito involuntario de rechinar los dientes, que no tiene que ver con las funciones habituales de masticación o deglución.

Actualmente se estima que este acto puede llegar a afectar a un 20% de la población.

Aunque sus causas pueden ser intrabucales, se asocia generalmente a una patología del estrés, aunque no habría que descartar enfermedades sistémicas como podría ser la esclerosis múltiple.

El tratamiento clásico son las férulas de descarga sintéticas, que se realizan a medida y tienen como función proteger las piezas dentarias. Otras técnicas recomendadas son las de relajación para intentar disminuir el nivel de estrés, el cual se puede determinar por el tono de los músculos masticadores. Una persona que está contenta y sonriente continuamente provocará un tono muscular más relajado en los músculos masticadores, mientras que una persona estresada, enfadada, se manifestará con un aumento de tensión en los músculos masticadores. Hay que tener en cuenta que no necesariamente todas las personas con estrés sufren de bruxismo.

La osteopatía ofrece una visión más mecánica del problema, el apretar los dientes solo puede ser realizado por los músculos masticadores, por lo tanto, sabemos que la contracción involuntaria de estos músculos causa el bruxismo de la misma forma que sabemos que la contractura involuntaria de los músculos piramidales desencadena la lumbalgia, la contractura involuntaria del trapecio desencadena la cervicalgia, etc.

También conocemos la relación de la columna cervical con la musculatura masticatoria, es fácil de comprobar realizando un sencillo ejercicio de comprobación de movilidad de la columna cervical:

  1. Con la boca abierta realizamos un movimiento de extensión cervical de tal forma que miremos hacia arriba.
  2. Con la boca cerrada fuertemente realizamos un movimiento de extensión cervical de tal forma que miremos hacia arriba.

Comprobaremos que es más fácil el movimiento de extensión con la boca abierta que con la boca cerrada, los músculos masticadores favorecen la flexión cervical y al mismo tiempo dificultan la extensión cervical.

En el plano sagital se podrían definir grandes grupos de oclusión:

  • Normoclusión, los incisivos superiores suelen cubrir un tercio de los incisivos inferiores
  • Mesioclusión, los incisivos superiores no llegan a cubrir un tercio de los incisivos inferiores, este tipo de oclusión favorece la extensión alta cervical.
  • Distoclusión, los incisivos superiores cubren mas de un tercio los incisivos inferiores, este tipo de oclusión favorece la flexión alta cervical.

Conocemos que una contractura involuntaria de los músculos masticadores provoca una flexión cervical. Una lesión osteopática está compuesta de una serie de restricciones de movilidad articular en el ser humano que responden a un mismo patrón, es una lesión global que no solo afecta a la masticación (suelen ser muy frecuentes el bruxismo acompañado de dolores de tipo ciático).

El diagnostico osteopático se basa en determinar todas las restricciones de movilidad articular (desde el pie hasta la columna cervical) que están bajo el mismo patrón, pudiendo haber diferentes patrones lesionales que afecten al aparato masticatorio.

El tratamiento osteopático del bruxismo se basa en un diagnóstico osteopático que nos permita realizar un plan terapéutico que permita la movilidad cervical alta correctamente.

Toda pérdida de movilidad en extensión de la columna cervical provoca por definición un aumento del tono muscular de la musculatura masticadora.

Cuando masticamos por la derecha, la mandíbula se desplaza hacia la derecha por los músculos masticadores derechos siendo el menisco articular de la Articulación Temporo Mandibular (ATM) de ese lado comprimido mientras que el menisco del lado contrario es traccionado inferiormente por los pterigoideos externos, e nivel cervical alto en el lado de la masticación se produce una flexión mientras que en el lado contrario se produce una extensión.

Cuando masticamos por la izquierda, la mandíbula se desplaza hacia la izquierda por los músculos masticadores izquierdos siendo el menisco articular de la Articulación Temporo Mandibular (ATM) de ese lado comprimido mientras que el menisco del lado contrario es traccionado inferiormente por los pterigoideos externos, e nivel cervical alto en el lado de la masticación se produce una flexión mientras que en el lado contrario se produce una extensión.

Una buena movilidad de la columna cervical va asociada a una buena movilidad de ATM.

El movimiento fisiológico de la columna cervical es inclinación lateral hacia un lado y hacia el lado contrario, una afectación bilateral de la musculatura masticadora provocará una disminución importante se este movimiento que afectará al resto de la columna vertebral pudiendo llegar a alterar la movilidad de las extremidades superiores y de las extremidades inferiores.

Es bastante común que pacientes presenten chasquidos articulares al abrir la boca, esta situación se produce por una contractura de la musculatura masticadora que no permite la salida del menisco.

El tratamiento osteopático se basa en un plan terapéutico dependiendo de la gravedad y del tiempo del bruxismo, pero se puede decir que el tratamiento mínimo se basaría en tres visitas. No dudes en solicitar información en Consulta de Osteopatía Barcelona.