¿Qué son las contracturas ?

Las contracturas musculares son un trastorno habitual, tanto en gente que realiza actividad física como en gente sedentaria.

Una contractura muscular es la contracción involuntaria y continua de uno o varios grupos musculares. Puede generar debilidad muscular, rigidez o limitación del movimiento en ciertas zonas de tu cuerpo.

Pueden darse por la sobreutilización del músculo o producidas a consecuencia a una alteración articular.

Tipos de contracturas

Existen diversos tipos de contracturas musculares asociadas a:

  • Patologías sistémicas: como la gripe, síndrome del colon irritable, etc.
  • Cambios térmicos climáticos: trabajos musculares sometidos a temperaturas extremas.
  • Estado emocional o estrés: modifican la relación entre el sistema simpático y parasimpático.
  • Contusiones o golpes directos.
  • Esfuerzos mecánico: ejercicios excesivos, tareas repetitivas, etc. realización de algún esfuerzo, como, por ejemplo, hacer ejercicio, cargar pesos o tocar un instrumento durante mucho tiempo. Incluso pueden producirse después de realizar el esfuerzo. Esta suele ser la causa más habitual de contracturas.

¿Cuáles son los tipos más frecuentes de contracturas?

  • Cervicales: limitan la movilidad de la columna cervical.
  • Lumbares: limitan la movilidad de la columna lumbar.
  • Musculatura del hombro: limitan su movilidad y provocan patologías tendinosas.
  • Musculatura del codo: afectan a su movilidad y provocan lesiones tipo epicondilitis, epitrocleitis.
  • Músculos del pie: limitan su movilidad y provocan lesiones de apoyo, espolón calcáneo, esguinces de repetición, etc.
  • Músculos de la cadera: afectan a su movilidad provocando lesiones del tipo trocanteritis.

¿Por qué se producen las contracturas?

Esta patología se produce por una contracción inconsciente y permanente de la musculatura.

Para poder entender esto es importante saber que el ser humano, al estar sometido a la fuerza de la gravedad, necesita de una contracción muscular continua (que nos permita estar de pie, respirar, etc.).

Esta contracción muscular es inconsciente (no tenemos que pensar), global (afecta a todos los grupos musculares) y automática. Se denomina tono muscular, el cual gobierna la contracción continua de los músculos flexores y extensores permitiendo tanto la movilidad articular, como mantener el centro de gravedad de la forma más económica posible.

Tratamiento osteopático

Las contracturas musculares son inconscientes. El responsable de que se lleven a cabo es una parte de nuestro cerebro, el cerebelo y el tronco del encéfalo, que envían esta señal de contracción permanente.

Por ello, nuestro tratamiento osteopático no se realiza sobre la musculatura contracturada, sino que consiste en modular la información dolorosa que una parte de nuestro cerebro envía a los músculos y provocan el dolor.

¿Tienes dudas o quieres pedir cita?

¡Contacta!

93 450 05 91

68 12 09 030

68 12 09 030

info@pedrocaparros.com

¿Podemos ayudarte?