Los tratamientos de disfunciones digestivas forman parte de la Osteopatía Visceral, la cual tiene como objetivo eliminar los obstáculos que impiden una buena movilidad y funcionamiento tanto de los órganos como de las vísceras.

En el caso de las disfunciones digestivas, una buena movilidad de las estructura que envuelven los órganos y vísceras afectará indirectamente al funcionamiento óptimo de los órganos digestivos.

Tipos de disfunciones digestivas

Las disfunciones digestivas son todos aquellos problemas de salud localizados en el aparato digestivo. Es decir, desde la entrada del alimento en la boca, faringe y esófago, pasando por el estómago, duodeno, los intestinos grueso y delgado, el hígado, el páncreas y la vesícula biliar.

Por lo tanto, el sistema digestivo puede sufrir una gran variedad de disfunciones. Las más comunes son:

  • Disfagia: dificultad para la deglución.
  • Esofagitis: inflamación, irritación o hinchazón del esófago.
  • Hernia de hiato con reflujo gastroesofágico: sensación de quemazón después de comer.
  • Gastritis: inflamación de la mucosa gástrica.
  • Fijaciones: secuelas de intervenciones quirúrgicas.
  • Enfermedad de Crohn: enfermedad inflamatoria crónica que afecta principalmente al tracto gastrointestinal.
  • Espasmos de víscera, esfínteres y falsos esfínteres que dificultan la digestión de las grasas y pueden provocar la aparición de cálculos biliares.
  • Síndrome del intestino irritable: trastornos funcionales del intestino.
  • Ptosis o prolapsos: los órganos tienen tendencia a descender por una debilidad del sistema ligamentoso.
  • Úlcera péptica: afecta la mucosa que recubre la primera parte del intestino delgado.
  • Estreñimiento o diarrea.
  • Congestión: dificultades en el correcto funcionamiento del órgano en cuestión.

Estas afecciones pueden tener diferentes grados de gravedad, y algunos problemas pueden llegar a desarrollar enfermedades graves o intolerancias como cáncer, síndrome del intestino irritable e intolerancia a la lactosa.

Síntomas

Este tipo de disfunciones no se manifiestan a una edad concreta, sino que pueden aparecer a cualquier edad y normalmente los primeros síntomas que aparecen son los siguientes:

  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Acidez gástrica
  • Náuseas y vómitos
  • Sangrado
  • Distensión
  • Aumento o pérdida de peso
  • Incontinencia
  • Dolor en el abdomen
  • Problemas para deglutir

Tratamiento osteopático

Tratar los problemas digestivos con osteopatía puede ofrecernos muchas ventajas. Esta disciplina es una herramienta muy útil, por no decir que puede resultar la terapia más efectiva, para las disfunciones digestivas, ya que las mejoras a nivel digestivo suelen ser notorias en pocas sesiones. En algunos casos puede llegar a hacer desaparecer los síntomas, en otros puede aliviarlos y disminuir la ingesta de medicación.

A diferencia de la medicina convencional, la osteopatía se centra en buscar la causa para acabar con el problema digestivo desde la causa que lo ha provocado. Y siempre lo hace desde un punto de vista global y no solo en la zona afectada.

Además, los tratamientos de osteopatía visceral sirven también para la prevención de futuros problemas digestivos. Es decir, tratar desde los primeros síntomas como puede ser dolor abdominal antes de llegar a una patología grave como la enfermedad de Crohn.