El tratamiento del colon irritable forma parte de la Osteopatía Visceral, la cual tiene como objetivo eliminar los obstáculos que impiden la buena movilidad y el correcto funcionamiento tanto de los órganos como de las vísceras.

La osteopatía visceral es una excelente solución para los problemas de colon, ya que en este tipo de enfermedades debe evitarse en la medida de lo posible el tratamiento farmacológico.

Definición Síndrome del Intestino Irritable

El Colon Irritable o Síndrome del Intestino Irritable (SII), es un cuadro crónico y recidivante que se caracteriza por dolor abdominal y cambios en el ritmo intestinal (diarrea o estreñimiento).

A día de hoy, no hay ninguna explicación universal a los síntomas crónicos que provoca el colon irritable. Hasta el momento queda demostrado que existen alteraciones de la motilidad y de la sensibilidad digestiva, influenciadas por factores psicológicos.

En adición, hay otras alteraciones como la gastroenteritis, intolerancias alimentarias, alteraciones hormonales y factores genéticos, que pueden influir al Síndrome del Intestino Irritable.

Síntomas

El colon irritable es un trastorno que puede aparecer a cualquier edad, aunque lo más común es que aparezca en la adolescencia y en mujeres.

Este síndrome tiene una gran diversidad de síntomas pero el dolor abdominal es común en todos los pacientes. El dolor abdominal puede ir acompañado por estreñimiento, diarrea, alternancia de ambos, distensión abdominal, meteorismo o sensación de evacuación incompleta. Muchos pacientes suelen tener también problemas de ansiedad o depresión.

Hay que tener en cuenta que es una enfermedad crónica en la que hay dos tipos de pacientes:

  • Pacientes que tienen exacerbaciones que pueden durar unos días y posteriormente mejorar.
  • Pacientes que sufren los síntomas de forma más o menos continuada.

Tratamiento osteopático

Hay que tener en cuenta que no existe ninguna prueba o examen que diagnostique el colon irritable.

La medicina convencional no suele tratar los síntomas desde su origen. En cambio, la osteopatía se centra en buscar la causa para acabar con el problema desde raíz. La Osteopatía visceral mejora los movimientos viscerales, de los sistemas digestivo, reproductor, urogenital, respiratorio y cardiovascular, actuando sobre las causas que los alteran.

Para el tratamiento del colon irritable, las manipulaciones viscerales no sólo se aplican sobre el colon, si no también sobre otros órganos, vísceras y estructuras viscerales que puedan estar relacionadas con este trastorno.

La osteopatía visceral mejora la severidad de los síntomas del SII y su impacto en la calidad de vida, sin tener que sufrir los efectos secundarios propios de los tratamientos farmacológicos.