¿Qué es la Osteopatía?

La osteopatía emplea un conjunto de técnicas manuales, destinadas a aliviar dolencias y a recuperar el equilibrio orgánico del paciente. Sus aplicaciones y beneficios son múltiples. Es usada como medicina alternativa en muchas personas con problemas en el tejido muscular o en los huesos.

Es por ello que en tu consulta de osteopatía en Barcelona encontrarás el tratamiento específico a cualquier tipo de dolencia que tengas, y que la medicina tradicional no ha logrado solventar.

Conocer el funcionamiento corporal de cada persona permite entender mejor de qué forma afectará la lesión al paciente, y qué tratamiento osteopático utilizar en cada caso. Para conocer la patología en cuestión, es necesario un conocimiento previo de lo fisiológico y del funcionamiento normal de la zona afectada, para así comparar lo anormal o patológico.

Contar con el mejor osteópata en Barcelona es imprescindible si quieres aminorar dolencias o hacer que desaparezcan distintas patologías. No dudes en ponerte en contacto con nuestra consulta de osteopatía y preguntar por el tratamiento de cefaleas, tratamiento de migrañas, tratamiento de contracturas o tratamiento de cefaleas.

Pedro Caparrós lleva dos décadas tratando a pacientes que, bien sea por golpes, accidentes, o patologías, han precisado tratamiento osteopático. Una misma lesión afecta de forma diferente a cada persona. Es por ello que el tratamiento dado tampoco debe ser nunca el mismo. Por lo tanto, el efecto de cada lesión, así como de la terapia que se aplique, dependerá de cada persona.

¿Qué tratamos en nuestra consulta de osteopatía en Barcelona?

Osteopatía Estructural

Se centra en problemas relacionados con el sistema músculo-esquelético. Éste es uno de los mayores motivos de las visitas que recibimos en la consulta de osteopatía. El objetivo de la osteopatía estructural es mejorar el estado de la estructura, logrando así la mejora de la función.

Trata los problemas derivados del movimiento tanto de las vísceras como de los órganos que conforman el cuerpo humano. El movimiento de éstas puede provocar cambios en el caudal de circulación sanguínea y linfática, traduciéndose a posteriori en trastornos funcionales, o acabar convirtiéndose en patología o problemas psicosomáticos.

Se refiere al tratamiento de las restricciones de movilidad que sufren los diferentes huesos que conforman el cráneo humano, pudiendo tener efectos en la estructura ósea del cráneo o la mandíbula. La terapia craneosacral ayuda al buen funcionamiento del sistema nervioso central y periférico, de la postura corporal y es capaz de reestablecer determinadas funciones.