Tratamiento osteopático para pubalgia

El pubis es una de las partes del hueso coxal que está situado en la parte inferior del vientre cerca de los órganos sexuales.

Este hueso presenta inserciones musculares de la musculatura abdominal en su cara superior y de los músculos aductores (de la cadera) en su cara inferior.

La pubalgia es un dolor en el pubis, ya sea en la zona superior o en la zona inferior y que se puede irradiar con facilidad a la ingle o zonas proximales pudiendo dar frecuentemente en las mujeres sensación de escozor al orinar.

El sistema muscular del ser humano funciona mediante la ecuación contracción- relajación, por ejemplo, si el bíceps braquial se contrae el tríceps braquial se relaja y viceversa.

En el pubis:

  • Cuando los músculos abdominales que se insertan en la cara superior del pubis se contraen los músculos aductores que se insertan en la cara inferior del pubis se relajan, lo cual permite un pequeño movimiento en la sínfisis púbica.
  • Cuando los músculos aductores que se insertan en la cara inferior del pubis se contraen, los músculos abdominales que se insertan en la cara superior del pubis se relajan, lo cual permite un pequeño movimiento en la sínfisis púbica.

El ser humano presenta dos huesos coxales y por lo tanto presenta dos pubis, el derecho y el izquierdo:

Cuando los músculos abdominales derechos que se insertan en la cara superior del pubis derecho se contraen los músculos aductores derechos que se insertan en la cara inferior del pubis izquierdo se relajan. Al mismo tiempo, los músculos abdominales izquierdos que se insertan en el pubis izquierdo se relajan mientras que los músculos aductores izquierdos que se insertan en la cara inferior del pubis izquierdo se contraen. Esta situación produce un pequeño movimiento se la sínfisis púbica de tal forma que la sínfisis derecha asciende ligeramente mientras que la sínfisis izquierda desciende. De la misma forma se realiza el movimiento contrario en el cual la sínfisis púbica derecha desciende mientras que la izquierda asciende.

Este movimiento se realiza siempre que vamos caminando, corremos, etc.

Cuando los músculos aductores se contraen, el pubis desciende ligeramente al mismo tiempo que los músculos abductores (de la cadera) se relajan. Uno de los músculos abductores mas importantes es el piramidal que se inserta en la cara anterior del sacro e interviene en la movilidad de la articulación sacro iliaca.

Los músculos abdominales se insertan en el pubis y en las costillas que a su ves se articulan con las vertebras dorsales sobre las cuales se sostienen las vertebras cervicales de tal forma que la contracción de la musculatura abdominal afecta al pubis, pero también a la columna vertebral.

La pubalgia siempre se produce por un desajuste entre la contracción de los músculos abdominales y aductores que puede ser intrínseco, pero también puede ser extrínseco (que se produzca a distancia).

Los síntomas generalmente son dolor en el pubis o zonas cercanas: cadera, aductores, ingle, lumbar, etc.

El diagnóstico osteopático de la pubalgia se realiza mediante un examen minucioso global del paciente que permita delimitar el origen del problema puede ser ascendente: una alteración del pie puede afectar a la tibia lo cual afectara al fémur afectando al pubis y a través de la musculatura abdominal llegar hasta la columna cervical, pero de la misma forma se puede instaurar un problema descendente que iniciaría en la columna cervical y terminaría en el pie.

Hay que tener en cuenta que el ser humano está sometido a la fuerza descendente de la gravedad (la cual es necesaria para la vida) lo cual provoca una fuerza muscular ascendente necesaria para mantenernos de pie, estas dos fuerzas se van a encontrar y neutralizar en la pelvis, la cual esta formada por los dos coxales y el sacro.

El tratamiento osteopático de la pubalgia siempre tiene que ser individualizado, pues al fin y al cabo es solo un síntoma de que algo no está funcionando bien (el sistema contracción relajación) y tenemos que encontrar la causa, por ejemplo una contractura del piramidal (abductor de la cadera) provocara molestias en la articulación sacro iliaca pero su no relajación provocará que cuando los aductores se contraigan realicen mas fuerza de la norma provocando tarde o temprano una inflamación en la inserción muscular en el pubis.

Las pubalgias en personas que no realizan deporte suelen reaccionar muy bien y muy rápido al tratamiento osteopático.

Los deportistas suelen continuar con la práctica deportiva, aunque tengan pequeñas lesiones en los tobillos, rodillas, sacro iliacas, cervicales, etc. La mejor prevención es el tratamiento de estas pequeñas lesiones, pues para someter al cuerpo al 100 % o mas de su capacidad de esfuerzo el sistema debe funcionar lo mas correctamente posible.

Muchas cistitis de repetición sin origen infeccioso, así como algunas incontinencias urinarias de esfuerzo vienen provocadas por alteraciones en la movilidad de la sínfisis púbica.