Migrañas y osteopatía

La migraña es un dolor más o menos intenso que afecta a un área de la cabeza y suele presentarse con sintomatología asociada como náuseas, vómitos, sensibilidad a la luz y sonido, etc.

Aproximadamente un 12% de la población en Estados Unidos sufren esta patología, siendo más frecuente en las mujeres.

Muchas causas pueden determinar la aparición de la migraña: estrés, ansiedad, falta de sueño, exceso de alcohol, cambios hormonales, dolores cervicales, etc.

Se cree que tiene una relación directa entre la migraña y la dilatación y contracción de los vasos sanguíneos del cráneo, aunque últimamente se está investigando en la línea de implicación de algunos genes.

Los dolores de cabeza pueden tener su origen en enfermedades sistémicas como la meningitis o el Sida, ciertos tumores y alteraciones cerebrovasculares.

Existen varios tipos de migraña, los dos más frecuentes:

  • Migraña con aura, incluye perturbaciones oftalmológicas y puede incluir síntomas neurológicos como dificultad en el habla, síntomas de debilidad muscular, náuseas, etc.
  • Migraña sin aura, no incluye perturbaciones oftalmológicas, siendo los síntomas más frecuentes: dolor, náuseas, fatiga, sensibilidad al sonido y a la luz, etc.

El tratamiento habitual es la medicación y últimamente se están usando sistemas de estimulación eléctrica tipo TENS (siglas de neuroestimulación eléctrica percutánea).

Una vez descartado posibles enfermedades que desencadenen la migraña, la osteopatía no trata la migraña como una sintomatología sino como una lesión osteopática, la migraña es una de las manifestaciones clínicas de la lesión osteopática.

El cráneo del ser humano está sustentado en la columna cervical y posee básicamente dos movimientos, la flexión y la extensión que lógicamente afectan a la columna cervical.

El cráneo son una serie de huesos unidos entre sí con un eje central formado por el Occipital y el Esfenoides que están unidos por la sincondrosis esfeno basilar. En el occipital se insertan músculos que provocan su movimiento ya sea en flexión o extensión, en el esfenoides (que forma parte de las cavidades orbitarias y podría explicar la sintomatología visual desde un punto de vista mecánico) también se insertan músculos que participan en la masticación y en la deglución.

Los pacientes recurren a la medicación antes de que aparezca realmente la migraña pues hay síntomas que la preceden y que suelen ser molestias posteriores en la columna cervical alta. Otros pacientes saben que hay alimentos que les pueden provocar la aparición de la migraña, entre ellos se encuentran músculos que solicitan encarecidamente los músculos masticadores y afectan a la movilidad del esfenoides. Es evidente que la hipertonía muscular de ciertos músculos que se insertan en el occipital y en el esfenoides hacen previsible la aparición de la migraña. Muchas veces el éxito de la ingesta de medicación consiste en adelantarse a la aparición de la sintomatología pues una vez esta se instaure, los efectos de la medicación descienden.

La lesión osteopática es un déficit de movilidad del cuerpo humano que afecta al sistema músculo esquelético, al sistema visceral y al sistema cráneo sacro:

  • Un hipo movilidad del sistema músculo esquelético afectará a la columna cervical lo cual disminuirá la movilidad del occipital que afectará siempre el esfenoides.
  • Una afectación del sistema visceral afectará al diafragma torácico lo cual a través de la articulación escapulo torácica afectará a los músculos de la deglución afectando a la movilidad del esfenoides repercutiendo en la movilidad del occipital lo cual se transmitirá al movimiento de la columna cervical.
  • La movilidad del sistema craneo sacro es en realidad un movimiento de la duramadre, que es una de las membranas que envuelven el cerebro y descienden a lo largo de la médula espinal hasta insertarse en el sacro, por esta membrana circula gran parte del sistema venoso del cerebro por lo que su afectación puede influir en el sistema circulatorio del cráneo. Los movimientos de la columna vertebral traccionan la duramadre lo cual facilita el retorno venoso cerebral, cualquier dificultad de movilidad en la duramadre afectará a la movilidad de la columna vertebral.

El déficit de movilidad articular provoca siempre una debilidad muscular de los músculos que mueven la articulación. Este déficit de fuerza muscular, aunque sea mínimo, es posible detectarlo, por medio de la exploración osteopática. La debilidad muscular, provoca una infraexcitación del nervio que inerva el mismo músculo y una sobre excitación del músculo antagonista. Esta alteración neurológica provocará un déficit circulatorio (aunque sea mínimo) provocando un descenso en la falta de nutrientes.

En la consulta de osteopatía Barcelona se propone una exploración que permita determinar la posible causa de la migraña para así poder realizar un plan terapéutico específico para cada paciente, la migraña como cualquier otra sintomatología no dispone de tratamiento osteopático específico, pero cada paciente sí que dispone un tratamiento osteopático específico para él.

Un paciente con una supraoclusión sufrirá migraña si usa en exceso su aparato masticatorio mientras que un paciente con una infraoclusión sufrirá migrañas por exceso del sistema de deglución, siendo la sintomatología igual o muy parecida el tratamiento es completamente diferente.