osteopatía para deportistas

Osteopatía para deportistas

El deporte según la Real Academia de la Lengua tiene dos definiciones:

  • Actividad física, ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a normas
  • Recreación, pasatiempo, placer, diversión o ejercicio físico, por lo común al aire libre, etc.

El deporte conlleva siempre un aumento de la actividad física, según la cual podríamos hablar básicamente de dos tipos de deportes: uno lúdico sin planificación excesiva y sin ánimo competitivo y otro más competitivo donde se tiene en cuenta el entrenamiento para competir o mejorar la marca y dentro del cual encontraríamos diferentes grados de intensidad desde el amateur más liviano hasta el profesional que vive solo para el entrenamiento y la competición.

Los beneficios del deporte o actividad física son innumerables en la salud física y mental del individuo:

  • La forma y resistencia físicas
  • Regulando los niveles de tensión arterial
  • Regula la densidad ósea
  • Mejora la resistencia a la insulina
  • Regula el colesterol y los triglicéridos
  • Es un determinante clave en la regulación del gasto energético y es fundamental en el equilibrio calórico y en el control de peso
  • Mejora la movilidad y la flexibilidad de las articulaciones
  • Mejora el bienestar general
  • Etc.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la inactividad física como el cuarto factor de riesgo de mortalidad en el mundo solo superadas por la hipertensión, el tabaquismo y el aumento de glucosa en sangre.

Los riesgos del deporte provienen del exceso del mismo pero también está implícito en el deporte el aumento de las lesiones deportivas propiamente dichas: esguinces, roturas musculares o ligamentosas, traumatismos, etc.

La osteopatía para deportistas depende un poco de éstos, pues un deportista profesional o de gran dedicación para la competición exigirá una perfección del funcionamiento de su cuerpo mientras que un deportista más amateur exigirá una disminución del dolor generalmente.

Lesiones de los deportistas más frecuentes:

  • Lesiones en las extremidades inferiores: esguinces de tobillo y rodilla, lesiones ligamentos rodilla y pie, lesiones meniscales, lesiones musculares (gemelos, isquios, cuádriceps), tendinitis aquilea, tendinitis aductor, osteopatía de pubis, fascitis plantar, síndrome del piramidal.
  • Lesiones en las extremidades superiores: tendinitis manguito rotadores, epicondilitis, epitrocleitis, hombro nadador, etc.
  • Patología vertebral: lumbalgias, ciáticas, dorsalgias, cervicalgias, cervicobraquialgias, etc.

La osteopatía para deportistas siempre propone un tratamiento global del deportista, por ejemplo: un esguince de tobillo puede afectar a la rodilla lo cual a través del fémur puede afectar a la cadera que a su vez afecta a la pelvis y modifica el comportamiento de la columna vertebral.

La lesión osteopática es un déficit de movilidad articular de una serie de articulaciones bajo el mismo patrón que produce una debilidad muscular reconocible y quizás no manifiesta, una tendinitis es un síntoma que depende de una lesión osteopática la cual puede producir diferentes sintomatologías; es común en los futbolistas tener molestias en el pubis, en la rodilla y en el tobillo que pertenecen a la misma lesión osteopática. La osteopatía para deportistas siempre trata la lesión osteopática no la sintomatología.

Cuando realizamos una actividad física o deporte hay un concepto de biomecánica que siempre se cumple, cuando un músculo se contrae (cuádriceps) el antagonista (isquiotibiales) se relajan, este principio aparentemente simple no lo es tanto; pues cuando un cuádriceps se contrae los isquiotibiales del mismo lado se relajan pero al mismo tiempo los isquiotibiales del lado contrario se contraen mientras que el cuádriceps del lado contrario se relaja, este comportamiento se continua con la musculatura de la columna vertebral y de las extremidades superiores, de hecho, es lo que sucede por ejemplo cuando corremos. El osteópata realizara un examen exhaustivo de todo el sistema muscular y articular que le permita determinar la lesión osteopática que a su vez permita realizar un tratamiento osteopático global que permita que el sistema funcione correctamente.

La frecuencia del tratamiento de osteopatía para deportistas depende del nivel de exigencia que se le pida al cuerpo, a más nivel de exigencia más frecuencia de tratamiento, siendo incluso semanal en deportistas profesionales.

En cuanto a la prevención, además de los estiramientos anteriores y posteriores al ejercicio, habría que tener en cuenta el calentamiento: realizar ejercicio a ritmo aeróbico bajo durante un tiempo suficiente que permita aumentar la temperatura muscular pues con un músculo relativamente frío al que se solicita una gran contracción o elongación hay un riesgo más alto de rotura muscular.

Una de las causas más frecuentes de lesiones deportivas son debidas al realizar deporte con molestias previas, nos duele el pie pero jugamos al fútbol y al otro día nos duele más y al final aparece una fascitis plantar que no solamente nos impide realizar deporte sino incluso llegar una vida normal. De la misma forma que si contraemos una gastroenteritis tendremos que realizar una dieta hasta normalizar la situación (no sería adecuado realizar una mariscada), cuando tenemos una lesión deportiva habrá que tratarla pues pensar que realizando deporte se marchará es un error.